Casa Labra, bacalao con historia

Casa Labra, bacalao con historia

Los doctores Ocina y Zubiaurre coincidieron en plena Puerta del Sol cuando se dirigían ambos  a una comida de hermandad  que iba a tener lugar en una taberna de la madrileña calle de Tetuán. Ninguno de los dos conocía el lugar pero si habían oído hablar muy bien del Valdepeñas que allí se servía. Los dos colegas departieron alegremente mientras se acercaban al punto de encuentro, donde fueron saludando a otros conocidos invitados, como el también galeno Jaime Vera…

Este podría haber sido el inicio de la histórica jornada que reunió a los padres del Socialismo español en la mítica Casa Labra, local ubicado en el centro de la capital de España, el día 2 de Mayo de 1879. No sabemos si ya por entonces despachaban en su barra los famosos soldaditos de Pavía, esos deliciosos bastoncitos de bacalao rebozado, cuyo color recordaba a los uniformes de los húsares que disolvieron las Cortes, bajo las órdenes del general gaditano, extinguiendo la Primera República de un plumazo o, mejor dicho, de un bayonetazo.

Lo cierto es que en esta reunión se fundó el Partido Socialista Obrero Español  y que Pablo Iglesias se consagró como la figura más importante que el Socialismo hispano tuvo jamás. Compartieron mesa y mantel un grupo de personas de distintas profesiones como tipógrafos, marmolistas, joyeros y médicos. La composición del conjunto no era en su mayoría de extracción obrera, lo cual hizo que no se considerase necesario la inclusión de la palabra obrero en las siglas del recién creado partido, punto que Iglesias impuso con su capacidad persuasiva.

Casa Labra está muy cerca de la calle Preciados, al lado de El Corte Inglés, una de las zonas más comerciales de Madrid. Parada obligada para tomar ese tentempié entre compra y compra. La especialidad de la casa son las croquetas y  tajadas de bacalao, un bocado delicioso para disfrutar en cualquier momento del día, acompañado de una caña de cerveza o de un vino blanco verdejo de Rueda. Si pasamos al restaurante nos pueden deleitar con otras variedades de este auténtico rey de los pescados. Bacalao a la bilbaína, con tomate, al pil-pil, en salsa verde, a la vizcaína o las siempre deliciosas cocochas, todo un manjar de dioses. Fiel a sus raíces, Casa Labra conserva ese ambiente del diecinueve español. Una vez en el interior, nuestra pituitaria capta el olor  de sus rancias maderas haciéndonos evocar tiempos pasados. Su oferta gastronómica es tradicional pero incorpora elementos de la cocina actual a sus distintas recetas. Carnes, albóndigas y callos a la madrileña no faltan. Sin embargo es en la tapería donde la taberna madrileña ha logrado su merecida fama.  A los ya mencionados pinchos, añadimos la típica banderilla de atún en escabeche, las empanadillas de carne. Y los imprescindibles bocatas de jamón, chorizo y lomo de Guijuelo.

Los precios son razonables, teniendo en cuenta la materia prima. Por una tajada de bacalao y una caña de cerveza te cobran 2,15 euros. La ración de jamón de Guijuelo a 19,55 euros. Pepito de ternera unos 5 euros. En el restaurante por un menú compuesto de gazpacho, solomillo, arroz con leche y regado con una copa de vino de Ribera del Duero pagaríamos unos 32 euros.

Ha pasado más de un siglo. Otro político también llamado Pablo Iglesias pretende ser el faro que ilumine al pueblo llano de este país. Desconozco si conseguirá esa igualdad social que con tanto anhelo luchó su homónimo, consiguiendo grandes mejoras en la vida de los trabajadores.  Tan solo deseo que mantenga sus convicciones y principios originales durante tanto tiempo como esta histórica taberna ha sabido conservar los mejores sabores de siempre. Casa Labra se encuentra en la calle de Tetuán, 12 (al lado de la Puerta del Sol y de la calle Preciados). Teléfono de reservas: 915310081. 28013 Madrid. Abre todos los días, excepto el 1 de Enero. Horario de Taberna: 9:30  a 15:30  y de 17:30 a 23:00 horas. Horario Restaurante: 13:15 a 15:30 y de 20:15 a 22 horas.

pabloiglesias

 

bacalaoSAMSUNG CSC

Rincón de Rodri, tapeo genuino

Rincón de Rodri, tapeo genuino

Muy cerca de la Plaza de Gracia se encuentra uno de los locales más concurridos de Granada. Vayas a la hora que vayas te encontrarás a  un bullicio de gente saboreando tapas muy sencillas pero riquísimas. Yo lo conocí un sábado a finales de junio en mi último viaje a la capital del antiguo reino nazarí.

Comenzamos con unas cervecitas y un platazo de chipirones con patatas fritas, sabrosísimos. La barra está gestionada por tres profesionales de categoría que, con un solo vistazo, van distribuyendo las distintas especialidades que la cocina elabora, siguiendo un estricto orden. Cuando llegan a ti están recién cocinadas. “¿Es que vais a dejar pasar esta fuente de gambas rojas a 9 euros?” pregona un simpático camarero que invita  a los parroquianos a participar en una original subasta gastronómica.  Seguimos con la cerveza y llega hasta nosotros un plato de arroz caldoso de sabor excepcional. Casi hemos comido pero no nos queremos ir sin probar los calamares a la romana que muestran un fantástico aspecto de producto fresco, como en el mejor de nuestros puertos. Es la siguiente tapa del día. Esta vez disfrutamos de un albariño fresquito que nos alegra el paladar para el cambio de tercio.  Somos tres y la cuenta asciende a 15 Euros. Nos vamos satisfechos y comidos.

El calor aprieta y buscamos la sombra para el camino de vuelta. El Rincón de Rodri se encuentra muy cerca del Parque García Lorca. En la misma calle existen otros restaurantes y bares que conviven perfectamente, cada uno con ofertas distintas e igualmente interesantes.

Todavía nos resta una noche de estancia en esta ciudad mágica que tanto nos gusta. Granada responde a las expectativas del viajero que busca el olor a historia y buena gastronomía. Lugar de ambiente cosmopolita donde turistas y estudiantes de distintas nacionalidades cohabitan en bares, restaurantes y teterías. Seguimos caminando por la calle Recogidas para enlazar con Reyes Católicos. Atraídos, quizás por los lamentos de Boabdil que han quedado impregnados por siempre en el aire de esta localidad y que nos empujan a las puertas de la Alhambra, destino inexcusable de nuestro peregrinar. Mesón Rincón de Rodri se encuentra en la calle Músico Vicente Zarzo nº 3. 18002 Granada. Teléfono de reservas: 958 522 817. También dispone de salón restaurante.

 

 

Tapeo genuino de Granada

Tapeo genuino de Granada

 

Bar Manolo y las rubias añoranzas

Bar Manolo y las rubias añoranzas

Llovía a cantaros desde que el día despuntó. Otoño era la estación ideal para caminar por las callejuelas del viejo Madrid. Atrás quedaron las largas y solitarias jornadas estivales con noches tediosas en busca de regocijo y amigos. Pero por fin llegó Septiembre y la vuelta de vacaciones, con reencuentros e historias que contar. Caminaba por Alberto Aguilera, rumbo a la calle Princesa para torcer hacía Argüelles, en dirección hacia Moncloa, resguardándose de la fina y agradable lluvia, que humedecía el ardiente y rodado asfalto. Su corazón bombeaba a un ritmo inusual. En su mente sólo había hueco para la imagen de ella. Desde que, a principios de Julio, se despidieron deseándose unas felices vacaciones, no había vuelto a disfrutar de su presencia. El verano transcurrió lento y aburrido en un Madrid despoblado. Tan solo el recuerdo de su imagen fresca y rubia llenó sus horas. Pero eso era ya el pasado. Ahora dirigía sus pasos al reencuentro. Aceleró el ritmo y, mientras las gotas refrescaban su rostro, cientos de imágenes iban apareciendo en su mente. El primer día que la conoció, reunido con sus compañeros de facultad. Esas maravillosas tardes después de clase, en pugna tertulia política. Los domingos después del partido…Imágenes que le hacían esbozar una sonrisa de felicidad. Continuó por la calle Princesa, llena de escaparates donde se exponían la moda otoño-invierno. La tienda de deportes en donde Adidas mostraba la gigantesca bota de Romay,  el  pivot gallego, recientemente fichado por el Real Madrid. Cruzó la calle y se encontró con la boutique de ropa La Caprichosa, templo pijo de la época. Y por fin pudo verla a través del cristal del Bar Manolo. Allí estaba esa cañita de Mahou, bien tirada y acompañada del boquerón en vinagre que tantas horas había anhelado saborear de nuevo.

El bar Manolo fue fundado en el año 1934 y se encuentra situado en la calle Princesa, 83 de Madrid. http://www.manolorestaurante.com. Telefono: 91 544 12 22. Actualmente es un bar-restaurante donde se pueden degustar diferentes especialidades, desde pulpo a la gallega  a callos a la madrileña.

Espesa y elegante

Espesa y elegante

Supuso que había llegado a su destino y por eso, sin medir distancias, fue asomándose, poco a poco,  al borde del precipicio. Las burbujas, sincronizadas como las manijas de un reloj suizo, le daban la propulsión necesaria como para temer por una recaída. Su genética, compacta,  simétrica y espesa, aseguraba, sin duda, el oro que precedía, aumentando de volumen lenta pero inexorablemente. Escalando, milímetro a milímetro, las transparentes y cóncavas paredes. El tiempo y el espacio se confundían en una eterna espera, pero el níveo de sus formas se definía sin remisión y tomaba cuerpo por momentos. Esbeltas formas que ascendían majestuosamente como la cima fría de un pequeño y blanquecino Kilimanjaro. La suerte estaba echada y el inevitable desenlace estaba a punto de ocurrir. De pronto e inesperadamente, la inclinada pendiente se enderezó y,  por fin, de un fuerte impulso, se encumbró y pudo otear todo el largo de la superficie del aluminio mostrador. Fueron décimas de segundo hasta desparramarse suave y lentamente por el limpio vaso, para luego bajar y tapizar de blanco su perpendicular. Como un hálito vital de efímera orquídea, la espuma de la Bass fue desvaneciéndose majestuosa, imperial,  ante la atenta y orgullosa mirada de Rafael, camarero de La Ardosa.

Carlos V, emperador y cervecero

Carlos V, emperador y cervecero

Tenemos que agradecer al Emperador su buen gusto por la gastronomía y el buen vivir. Entre sus costumbres se encontraba, como no, la cerveza. Al ser coronado rey, se trajo consigo un buen grupo de maestros cerveceros que fabricaban para la corte el dorado líquido. Aunque se conocía ya en España, fue Carlos V quien introdujo el buen hábito de su consumo. Los maestros llegados desde Flandes fabricaban una cerveza más elaborada. Luis Lóbera, médico de su majestad, describía como tenía que ser la bebida: “La cerveza, para ser buena, ha de estar compuesta de trigo, cebada, avena, lúpulos y agua buena. Ha de ser mucho cocida y bien purificada, clara y no turbia y ha de ser de días hecha”. Por entonces era improbable la producción cervecera sin lúpulo, que se cultivaba sobre todo en Flandes. El emperador decidió vivir sus últimos días en España. Su último viaje, que le llevaría hasta su retiro en el Monasterio de Yuste, fue toda una odisea ya que, como todos sabemos, su gota no le dejaba moverse (habría que preguntar a los urólogos actuales el origen de la enfermedad). La expedición llegó el 3 de Febrero de 1.557 a Yuste. Fue precisamente el Monasterio, el lugar elegido para la instalación de una fábrica de cerveza que dirigiría el maestro Enrique Van der Trehen, para satisfacer el gusto de Carlos. Recomiendo la visita del Monasterio y los aposentos del monarca, donde rezuma historia por sus muros. Y este personaje, que tan alto elevó el nombre de España por el mundo, se convierte en nuestro primer ilustre cervecero. Va por usted majestad.